Sabemos que has batallado mucho con esos kilos de más que no te dejan dormir, porque ya no te queda la ropa, ya no puedes ser tan dinámico como antes, e incluso ha intentado ir al gimnasio, pero a última hora prefieres quedarte en casa.

Para empezar, te recomendamos que te relajes y pongas más atención a lo que comes o tomas, porque sin duda, aunque hagas ejercicio, lo más probable es que ese refresco azucarado que tomas en la comida, no te deja bajar de peso como quieres.

Te compartimos algunos puntos para que comiences a bajar de peso, te aseguramos que verás resultados:


Deja el azúcar: no más azúcar, así que nada de dulces, pastelitos o pastelotes.

  • Evita el alcohol y los refrescos: estas bebidas contienen muchas calorías, solo bebé agua, al menos un litro y medio al día.

  • No piques comida: para evitar esto, toma agua, incluso si la calientas sentirás saciedad.

  • Cocina con poco aceite:  los especialistas recomiendan tomar entre 3 y 5 cucharadas soperas al día, no más.

  • Come sin prisa: los científicos han comprobado que si comes más lento, el organismo segrega hormonas que ayudan a controlar el hambre.

  • No comas en exceso en la cena: una cena de 500 calorías será suficiente para satisfacer tus necesidades nutricionales.

Artículo creado con información de Hola.com.